14 de febrero de 2011

Robos en el Museo Egipcio de El Cairo

Leo con el ánimo muy triste en El Pais la noticia que os copio a continuación,  cuando ví las primeras imágenes de gente entrando y destrozando algunas vitrinas del Museo, me parece que todos nos temimos lo peor...y al final ha resultado que sí.... que han habido robos y no solo destrozos en el Museo Egipcio de El Cairo.
...(copio y pego la noticia)

Según un nuevo inventario cuyo resultado se ha conocido hoy domingo, varios objetos de gran valor han desaparecido, entre ellos dos estatuas de madera dorada del ajuar de Tutankamón y algunas piezas del período de Amarna -el del faraón Akenatón-, incluida la cabeza de una princesa en arenisca, una estatua en caliza del propio rey hereje portando una bandeja de ofrendas, otra de la reina Nefertiti y otra más de un escriba (recuérdese que una de las obras emblemáticas del Antiguo Egipto y precisamente centro de polémica por su posesión por Alemania es de esta época y estilo: el busto de Nefertiti).
El asalto al museo no fue tan desorganizado ni falto de criterio como el responsable de antigüedades de Egipto, Zahi Hawass, había sostenido hasta ahora. El robo de algunas piezas muy selectas, como las de Amarna, indica que los ladrones sabían muy bien qué querían llevarse y dónde se encontraban esas obras concretas. 
Son el sueño de cualquier coleccionista sin escrúpulos. Lo que no se entiende muy bien es porqué Hawass ha sostenido durante tantos días la versión de los asaltantes descerebrados y ha negado que se produjeran robos sino sólo destrozos vandálicos. Es inverosímil que Hawas, el director y los conservadores del museo no se hayan dado cuenta desde el principio de que habían sido sustraídas esas piezas tan importantes. Las salas de Tutankamón y las de Amarna están entre las primeras que cualquiera supervisaría tras un asalto.
Entre lo sustraído figuran, según la nueva información, dos objetos del ajuar de Tutankamón, una pérdida para ponerse a llorar. Se trata de dos estatuillas del faraón, una de este llevado por una diosa y otra del mismo joven rey pescando con un arpón. Esta segunda pieza se dió inicialmente como rota y Hawass dijo que podría ser restaurada como todos los demás objetos dañados por la acción vandálica. De esa estatua de Tutankamón arponero se pudieron ver tras el ataque al museo imágenes de la peana y los pies, así que los ladrones se llevaron un trozo, la parte superior.
Las otras notables piezas desaparecidas son 11 ushebtis (pequeñas figuritas funerarias) y un escarabeo -escarabajo sagrado- de corazón, pertenecientes al ajuar de Yuya, abuelo materno de Akenatón y bisabuelo de Tutankamón. Las vitrinas del material procedente de la tumba de Yuya -suegro de Amenofis III y comandante de los carros del faraón- y su esposa Tuya figuran entre las que fueron afectadas por el asalto. Inicialmente se creyó que sus momias habían sido vandalizadas, pero las que tomaron los asaltantes resultaron ser las de dos personajes anónimos de Baja Época. Después de lo ocurrido en el museo hay que poner en duda las tranquilizadoras afirmaciones de Hawass sobre la ausencia de robos serios en otros centros y sitios arqueológicos del país.

Fuente : El País

4 comentarios:

  1. Tienes razón es una completa tristeza.

    ResponderEliminar
  2. Ya lo dice el refrán... A río revuelto, ganancia de pescadores...

    Seguro que ahora aparecen en el mercado negro...
    Bss. niña...

    ResponderEliminar
  3. Hola Flack...pues sí, es una auténtica pena, seguramente irá a parar a manos privadas, parece un robo a toda la Humanidad...
    Besos querida!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola MAriCari, seguro que ya estarán en casa de algún caprichoso ladrón del patrimonio de todos, que lástima que siempre nos mueva la codicia....
    Un besazooooo!!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...